Ecopreneur
+56 2 2 334 6422

Tratamiento de Olores

 

Los procesos de tratamiento de aguas servidas en ausencia de aire y en general los procesos que involucran degradación, transformación o acumulación de agua residual o materia orgánica, pueden generar gases odoríferos compuestos en lo principal por compuestos orgánicos volátiles (VOC), ácido sulfhídrico y amoníaco.

Los diseños de los tratamientos de olores se basan en 3 etapas:

  • Confinamiento de los espacios de generación de olores (encapsulamiento).
  • Conducción del aire hacia el sistema de tratamiento.
  • Tratamiento de olores que permita remover los compuestos odoríferos mencionados.

El tratamiento por lo general se lleva a cabo en un biofiltro, que consiste en un lecho filtrante de tipo orgánico o inorgánico, cuya función es dar soporte a los microorganismos que removerán los compuestos gaseosos contaminantes. El gas a tratar fluye a través de la cama filtrante, donde los compuestos son transportados desde la fase gaseosa a la fase líquida, lugar donde estos son degradados por la biomasa activa adherida a la superficie del soporte orgánico.

Las condiciones de proceso que deben ser vigiladas en el sistema son pH, contenido de agua, concentración de nutrientes y el área de superficie de contacto de fase gas-líquido. Cuando estas condiciones son mantenidas y en balance el sistema funcionará correctamente y removerá efectivamente los gases contaminantes.

Las principales aplicaciones del tratamiento de olores son:

  • Colectores y plantas elevadoras de a aguas servidas y residuales en general.
  • Estanques de acumulación (ecualizadores, estanques de lodos).
  • Galpones y salas de deshidratado de lodos.
  • Recintos donde se manejan residuos sólidos y líquidos de origen orgánico (plantas de procesamiento de alimentos y productos agropecuarios en general).